Cuentos con título

En esta entrada subiremos los cuentos inventados a partir de un título.

Las normas para crear el título serán:

Artículo + Nombre + Conjunción +Artículo + Nombre

Artículo + Nombre + Adjetivo

Artículo + Nombre + preposición  + Artículo + Nombre

About these ads

9 comentarios

Archivado bajo actividades 12-13

9 Respuestas a “Cuentos con título

  1. LA MUÑECA BAILARINA.

    En una ciudad del país de la ilusión, había un bazar muy grande, lleno de juguetes tan variados y bonitos que hacían las delicias de todos los niños, quedando extasiados al contemplarlos.
    En el lugar que habían elegido para exhibir las muñecas y muñecos, estaban expuestos tres, que llamaban mucho la atención de una niña preciosa, que entraba todos los días a verlos, cuando salía, a su paseo diario, con su abuela.
    Uno era un soldado, vestido con un impresionante traje de gala, con botonaduras y galones dorados, muy brillantes, que resaltaban sobre el rojo intenso del tejido, una banda tricolor con escudo en el centro, le cruzaba el pecho hasta la cintura.
    A su lado estaba la muñeca bailarina mas bella que jamás viese la niña. Tenía los ojos muy dulces y una sonrisa cautivadora, con un vestido de tul rosa muy vaporoso y corpiño bordado de pedrerías preciosas. Largos y lindos lazos le colgaban por la espalda después de recoger sus tirabuzones en un primoroso peinado. Calzaba unas zapatillas de raso, también rosas, que anudaba a sus tobillos. Los bracitos alzados en una postura deliciosa, y así, giraba y giraba sin parar, mirando amorosamente al soldado, que muy estirado, orgulloso y vanidoso de su atuendo tan vistoso, con la mirada al frente, ni por un segundo se dignaba mirarla.
    Por el contrario, al otro lado, se encontraba un arlequín, con su mono de rombos con vistosos y un sombrero de picos con cascabeles en las puntas, muy gracioso. Aquel atuendo contrastaba con su cara pintada, triste, con eternas lágrimas. Enamorado de la dulce bailarina no dejaba de mirarla suspirando, y cada día se agudizaba mas la tristeza en su rostro, y sus lágrimas se hacían mas patentes al ver que, ella, solo sentía indiferencia por él.
    Pero¡miren por donde!que en el bazar vivía un gato tan hermoso como pícaro y ladino, que se pasaba las noches paseando por entre los juguetes, y se dio cuenta de la tragedia que se estaba desarrollando con aquel trío de bellos muñecos, el soldado indiferente al amor de la muñeca bailarina, y ella, indiferente al amor que le profesaba, tan pacientemente, el noble y triste arlequín, lo cual era una injusticia.
    ¿Que hizo entonces el astuto gato? pues una noche se puso, muy sigiloso, a acechar aquel estante y cuando todas las luces se apagaron y todo quedó quieto y en silencio, se acercó y de un solo zarpazo hizo que el estirado soldado cayera al suelo rompiéndose en mil pedazos. A la muñeca bailarina le arañó sus lindos tirabuzones y lazos, dejándola maltrecha y dolorida. Luego, ronroneando de gusto, satisfecho, se restregó blandamente por el arlequín lamiendo sus lágrimas.
    Al día siguiente, cuando entró la niña en el bazar con su abuela, como tenían por costumbre, se quedaron asombradas con lo que estaban viendo. El soldado roto en el suelo, parecía grotesco, aún no habían pasado a limpiar. Y en la estantería el arlequín estaba inclinado, sin lágrimas y sonreía feliz, a su lado, la muñeca bailarina apoyaba la cabecita en su hombro.
    ¿Que ha pasado aquí? se preguntaron atónitas, sin salir de su asombro,
    la preciosa niña y su abuela, y sin poder encontrar la explicación precisa, siguieron su paseo contentas y felices.
    En el bazar, en otro apartado, el de los peluches, entre ellos, estaba el gato durmiendo plácidamente, seguro de haber hecho una buena acción.
    Y colorin, colorado, este cuento se ha acabado.

  2. Manoli Buceta

    Manoli Buceta

    EL ÁGUILA Y LA PALOMA

    En una montaña, rodeada de un gran bosque, vivía un águila imperial, el rey de todas las aves que moraban en el bosque. Cuando tenían algún problema acudían a su rey para que les ayudase. Un día vieron a una paloma que estaba muy triste, no hablaba con nadie y ni siquiera salía a buscar alimentos para subsistir, corriendo fueron a buscar a su rey y le contaron lo que pasaba, todos juntos se fueron a verla para que contase lo que le sucedía. Por sorpresa de ella , por todos los allí presente, fue entonces cuando ella habló, dijo que estaba esperando que nacieran sus hijos y que su palomo los había abandonado y que no sabía cómo podría salir adelante para cuidar a sus hijos y al mismo tiempo buscar alimentos para criarlos, entonces el rey sonrió, porque pensó que el problema podía ser más grande. De esta forma le dijo: “No tienes que preocuparte por nada, aquí está tu rey como todos los que viven en este bosque para ayudarte y que no os falte de nada hasta que tus hijos puedan salir y valerse por ellos mismos”.
    Todos fueron muy felices por siempre jamás… sin necesidad de que su palomo volviera.
    Moraleja: rodeados de verdaderos amigos, aun siendo animales, los problemas dejan de ser problemas.

  3. Consuelo

    El príncipe desteñido

    Érase una vez un bosque donde vivían dos hermanas, rodeadas de frondosos árboles, ríos caudalosos en los que se solían bañar, pero tenían mucho miedo de encontrar algunas alimañas que merodeaban por aquel entorno. Eso era lo que sus padres les inculcaron pero no les enseñaron a temer a los príncipes.
    Fue así como un día apareció en aquel idílico lugar un joven perdido, hambriento que llegó pidiendo cobijo. Ellas no se dieron cuenta de que era un príncipe pero sus padres sí por el ropaje ajado y el buen lustre. Por eso se ocuparon de atenderle como se merecía. En agradecimiento por como le habían tratado el infante le pidió permiso al padre para poder llevarse a sus hijas a su palacio. El padre accedió sin contar con la madre- ya empezó mal el comienzo-. Las niñas no se querían ir del lado de sus padres, pero sus progenitores eran pobres y lo hacían por su bien y pensando en el día de mañana. Si se quedaban en el bosque no tendrían futuro.
    Al llegar al palacio quedaron desilusionadas y el frío les congeló el corazón pues no encontraron lo que esperaban sino más bien a un príncipe azul que empezó a desteñirse conforme pasaban los días. El motivo eran sus malas formas y el mal trato que daba a todos sus súbditos. Ellas se sintieron aún peor que si se hubiesen quedado con sus padres a los que no dejaban de echar de menos día tras día.
    Un día huyeron del palacio por la puerta de servicio sin ser vistas por la guardia y emprendieron rumbo a su casa del bosque. Preferían mil veces estar allí felices y tranquilas que mal tratadas a pesar de las viandas, el lujo y las riquezas que las rodearon. Nada más ver a sus padres el abrazo fue enorme y lleno de cariño y les dijeron que querían quedarse con ellos para siempre y estar ahí para cuidarlos cuando fueran mayores. Estos comprendieron cuánto amor les tenían sus hijas y cuánto valoraban la familia más que el dinero y arrepentidos por lo que hicieron les pidieron perdón.
    Así fue como estas dos jovencitas descubrieron que los príncipes no todos son azules y no te puedes fiar ya que algunos destiñen.

  4. lola rodriguez

    EL ESPEJO ANTIGUO DEL SALÓN

    Llevaba en la casa toda mi vida, me fascinaba, ocupaba casi toda la pared derecha del salón, era enorme, no estaba paralelo a la pared sino que aquellas enormes alcayatas lo inclinaban unos 30º grados y eso proyectaba las imágenes de arriba abajo pues se veían antes las ideas que los andares y fue mi juego favorito cuando era pequeña porque inventaba adivinar las formas de las coronillas de las visitas.
    En su forma el espejo era muy original pues de trecho en trecho le rebozaban del marco la silueta en relieve de una flor, una margarit, una rosa, un jazmin, un clavel y todo coronado por un ramillete de pitiminí en un penacho.
    En contadas ocasionnes y ya de mayor pude verle el envés, había sido reparado,pero por orden de papá habían trancrito toda la historia de su vida,había una fecha del siglo pasado.La Habana 1890, una marca comercial de la misma ciudad y otra nueva reciente Los marcos de Marcos 1940 seguramente la restaurdora.
    El espejo en sí tenía junto a los bordes de la madera como defecaciones de moscas, siempre pensé que eran zonas jubiladas, cansadas ya de trabajar que habían cerrado los ojos reflectantes para se ojos reflexivos es decirmvivían para ellos en el limbo de la luz.
    Según me contaba mi madre lo encontró mi padre alla por el 1938 en plena guerra. Estaba atrapado por escombros, en mitad de una casa y él se lo trajo pues dice que cuando pasó por su lado se vió con una imagen diferente, con más luz, más limpio y eso le desató las ganas de luchar por la vida, por empezar de nuevo, por tener esperanza, ilusión. Ayudado por un compañero y abrigado por la noche lo escondió en un sótano, lo arropó con cartones y se despidió de su espejo con alegría con la certeza de volver pronto a por él.
    Mi madre nunca supo quién fue su anterio dueño pero ella lo cuidó como si le hubiese costado comprarlo.
    Cuando pudieron rescatarlo estaban muy deteriorados, decía que te veías muy triste, pero poco a poco fue recupeándose. La primera y única vez que se restauró fue como quitarles años de encima y él lo supo, se volvióairosa y daba las gracias sacándote una sonrisa.
    Yo de pequeña sabía que le gustaaba mirar por la ventana para ello descorría las cortinas y él ciertamente se expandía, se estiraba, paseaba por la acera, cotilleaba y era la admiracion de todos los demás cuadros que compartían el salón, les radiaba su visión diariamente.
    También se que no le gustaba la lámpara pues nunca jamás la reflejó entera, ella se ponía de puntillas, se encogía, hacía un esfuerzo enorme pero fue inútil, se le saltaban las lágrimas, se les caían al suelo pero nunca ni siquiera cuando pintaban logró verse pues la cubrían con tela mientras a él lo descolgaban. Fue un amor imposible. Cuánto penó de amor la lámpara.
    Como he dicho toda mi vida ha estado acompañada del espejo, se queja de que siempre me ve en ropa cómoda, de andar por casa, que alguna vez voy con un vestido y me miro de un lado, de otro y sabe que es nuevo por la etiqueta, pero dice que el espejo de la entrada me ve de otra manera, recien pintada con el bolso colgado, con zapatos de tacón. Yl le reprocho y le riño le digo que nos sea cotilla que cada uno desempeña una misión en la vida. El no se acuerda pero fue testigo de mi primer beso robado y consentido y de otras muchas cosas es un poco egoista, egocéntrico, pero no, no puede ser. No puede se celoso hemos pasado muchas aventuras y desventuras juntos. Ha pasado el tiempo y ahora después de unos años de sosiego y silencio ha vuelto la algarabía de los niños, mis niños que absortos se sientan en el salón y mirar y remira a través del espejo como si se metieran dentro como en el cuento de alicia en el pais de lass maravillas. Él se deja escudriñar, se deja llevar, goza con ellos y refleja aquella luz de felicidad que seguramente vió mi padre. Doy gracía de su suerte y de la mía.

  5. El sol brillaba en lo alto hacia mucho calor un niño caminaba solo llebaba una alforja colgada y parecia que pesaba mucho.
    Cuando se acerco le pregute ç que llevas en la alforga llevo un globo maguico para viaja por el mundo cuando llego a un claro saco el globo puso en la canastilla la alforga y salto dentro tomo altura y se puso a mirar era fantastico el campo las casas el rio.
    Paso algun tienpo y aparecieron las montañas con sus picos nebados y sus valles verdes.Que sensacion de placer como el viento le acariciaba la piel siguio navegando hasta llegar al Mar.
    Bajo a una playa de fina arena y un gran oleage sacudio el globo y aparecio una barca. Semetio dentro y navego toda la noche.
    Al salir el sol llego un barco pirata lo abordaron y lo metieron en la bodega se acostubro a la oscuridad y vio un gran tesoro monedas de oro y piedras preciosas penso como me llevaria. Recordo que la barca la avia metido en la alforja los piratas lo hecharon de una patada y no recordaba donde estaba miro lejo algo brillaba que suerte a lli estaba la alforja y dentro la barca la sacudio y aparecio el globo enpezo a carga el tesoro se colgo la alforga suvio a la canastilla y en pezo a suvir por el hueco de la bodega.
    Los piratas no lo podian creer salia un globo de colores de su barco y bolaba a toda prisa hacia el sol brillante queria llegar a su casa para contarle a su madre su aventuray en señarle el tesoro que traia.
    La madre se puso muy contenta y le dijo que lo repartiera con todos los vecinos asin lo hizo y todos le estan muy agradecidos.

  6. Mercedes

    EL ELEFANTE MIEDOSO

    En plana selva africana vivía nuestro protagonista ,el pobre nada mas nacer y caer al suelo ya se asusto vio tantas patas a su alrededor que se puso a temblar,su madre trato de levantar lo pero él se encogía y no se atrevía a moverse,solo y poco a poco se puso de pie.Que susto¿aquí tengo que vivir?le preguntó a su madre,que grande son todos,que orejas tan enormes tienen(los elefantes africanos son los de mayor tamaño) y su madre le respondió que así sería el de mayor,ella con mucha delicadeza le dio con la trompa en el culo y le dijo que la siguiera que estaban esperándolos para ir a beber y bañarse al río “NO” grito me ahogare seguro, yo me quedo aquí,ella para darle una lección allí lo dejo,pero él al verse solo mas miedo le entro,trato de alcanzarlos y al correr tropezó mamá mamá decía pero de puro miedo la voz no le salia,se puso a llorar y no escucho a un mono que trataba de ayudarlo,le hablaba desde una rama pero tuvo que bajar y ponerse delante de él,que susto me has dado,¿porque?dijo el mono si aquí no pasa nada nos conocemos todos¿tu eres el elefantito que ha nacido hoy? no temas nada,aquí somos todos una gran familia,vente conmigo que yo no dejare que te ocurra nada y el elefantito al verse mayor que él perdió el miedo y se fueron al río a buscar a su madre.Y colorin colorado este cuento se ha acabado.

  7. Tere

    CUENTO

    El Zapatero remendón
    En un pueblecito de la época medieval, llamado Guilipud. Vivía un zapatero remendón que se llamaba Rodrigo. Al cual sus vecinos lo querían mucho.
    Rodrigo era bajito, rechoncho y calvo tenía unos ojillos muy alegres, una persona agradable y jovial. En el pueblo estaba muy bien considerado, pues tenía unas manos que hacían maravillas con los zapatos de sus vecinos.
    Tanto era la fama del zapatero, que llegó a oído del Rey, el cual mando llamar al prodigioso zapatero, que no salía de su asombro. Al día siguiente llegó al pueblo una comitiva el Rey, el pueblo sin saber que pasaba salió todo a la calle, viendo que entraban en casa del zapatero lo subían a una carroza y se lo llevaban.
    El zapatero cuando llegó delante del Rey, tembloroso se postró a sus pies diciéndole ¿por favor majestad que queréis de un pobre hombre como yo? El Rey le contestó, no temáis noble súbdito hasta mis oído han llegado que tenéis una manos prodigiosa con el calzado, yo…yo señor solo se hacer mi trabajo el que he realizado toda mi vida, el rey le contó que sufría de gota y que tenía grandes dolores, no puedo ponerme ningún calzado y quiero que me fabrique un par de zapatos te doy de plazo una semana.
    El zapatero se puso manos a ellos, a la semana le llevó los zapatos ya terminado. El Rey al probárselo se sintió tan cómodo y sin dolor alguno que le nombró zapatero real.
    Y colorín colorado este cuento se ha acabado.

  8. Manoli R.

    EL VESTIDO ROTO DEL HADA

    Érase una vez un hada hermosa e inteligente. Desde que nació estaba protegida de todo mal por las hadas buenas, que le otorgaron dones de felicidad y amor.
    Nuestra hada se llamaba Violett por su sencillez, vivía en un país donde siempre lucía el sol aunque brillaban las estrellas y la luna llena sonreía con graciosa picardía. Allí estaban en continua primavera y las flores crecían y crecían sin fin, llenando el valle de mil colores, dando al lugar un olor a exquisita fragancia.
    Violett se pasaba los días recorriendo los campos riendo y jugando con las ninfas y duendecillos del bosque, era feliz y soñadora, solo esperaba que con el paso del tiempo un apuesto Elfo le diera su amor.
    Cierto día al cruzar un recodo del sendero se encontró con una sombra que la acechaba y le dijo:
    - Hermosa niña, ¿Dónde vas tan solita?
    Violett al oírlo se asusto, dio media vuelta y vio a un ogro tan verde y feo que armándose de valor le contesto:
    - Voy al castillo del reino de las hadas a ver a mis amigas.
    Sin esperar respuesta empezó a caminar todo lo deprisa que podía para alejarse del lugar.
    Cuando se aproximaba al siguiente recodo del camino el ogro la estaba esperando, había cogido un atajo y llego antes que ella, acercándose con maliciosa sonrisa y desagradable voz le propuso:
    - Nunca he visto belleza igual, quede prendado de tus encantos, ¿te quieres casar conmigo?
    Al mirarlo Violett sintió frío y con un suspiro de voz resuelta le contesto:
    - No.
    Entonces el ogro monto en cólera y se fue poniendo azul con los ojos rojos de fuego de la rabia que le dio, se fue hacia Violett con intenciones malvadas y feroces, ella al ver que iba a retenerla salio corriendo asustada corrió y corrió como si tuviera alas en los pies.
    En su huida dejo el sedero, cruzo campos y valles donde los rosales crecían y crecían frondosos, llenos de flores y espinas, que se enganchaban en su bello vestido azul de tul rompiendo sus encajes y lazos, así poco a poco fue dejando jirones entre las bellas rosas.
    Cuando por fin llegó a su casa se encontró segura, pasados unos instantes serenó su angustia, pero empezó a tener miedo y con prisas subió al torreón y desde allí por mucho que oteaba el horizonte no vio al ogro cosa que le hizo sentir mejor, aunque al pasar cerca de un balde de agua se reflejó en la superficie y empezó a llorar sin consuelo viendo su hermoso vestido roto.
    Y colorin colorado…, si quieres que te cuente una segunda parte, no dudes que lo haría encantado.

    Manoli Rivera.

  9. adriana

    los mejores del textos del mundo

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s